Los secretos del tartar

El tartar es uno de los de los platos que más triunfa en los restaurantes hoy en día. Es una elaboración hecha a base de carne o pescado crudo que se ha ido reinventando con el paso del tiempo hasta encontrar muchas variantes. Desde Hedonia, tu restaurante donde comer en Nervión, te contamos todo sobre este delicioso plato.

 

El nombre del tartar hace referencia al conocido “Steak Tartar”, un plato cuyo origen tiene dos teorías. La primera afirma que nació en Asia Central, donde los jinetes tártaros cuando tenían un viaje largo por delante, guardaban la carne entre la silla de montar y el lomo del caballo, así se ablandaba mientras cabalgaban.

 

La otra teoría dice que su origen proviene de la Polinesia francesa, donde era usual consumir carne cruda y se popularizó en los hoteles en la década de los 50 bajo el nombre de “beefsteak a la americana”. Más tarde, se le daría el nombre de steak tartar gracias al chef Escoffier, que le añadió salsa tártara a la receta.

 

Pero será en nuestro siglo cuando los expertos de las cocinas comienzan a reinventar esta receta, ya que hoy en día existen muchas variantes de este plato. Las que más triunfan son el tartar de atún o salmón y el steak tartar, aunque la popularidad que se ha ganado este plato ha hecho que hayan salido versiones con verduras, pulpo, gambas o moluscos.

 

Este plato está compuesto por pescado o carne cruda y un gran variedad de aderezos, es esencial que las materias primas sean de primera calidad. La salsa que lo acompaña está hecha generalmente con cebolla picada, mostaza, zumo de limón, alcaparras, pepinillos, pimienta negra, y a veces, yema de huevo cruda.

 

Algunos consejos

 

  • Aunque los ingredientes sean de primera calidad, para evitar cualquier susto por parásitos, es recomendable congelarlos un par de días antes del consumo.

 

  • Cortar la carne a mano con un cuchillo bien afilado, para así conservar las propiedades de la materia prima. Muchos cocineros compran la carne o el pescado ya triturado para adquirir así el corte deseado, pero no es la mejor forma de hacerlo.

 

  • Para no perder la textura y el color de todos los ingredientes, es preferible colocar un cuenco con hielo debajo de otro en el que preparéis la receta.

 

  • En cuanto al macerado, no debe sobrepasar de 10 minutos ya que si se excede puede ocurrir que la carne se cocine demasiado y se modifique así el sabor, la textura y el color del plato.

 

  • Uno de los fallos más comunes es colocar demasiados condimentos al ingrediente principal, que siempre debe ser el rey del plato.

 

Esperamos que esta entrada te haya servido para conocer mejor este plato. Esperamos que aproveches estos consejos para sorprender a tus invitados con esta receta. Si por el contrario lo que te apetece es que te lo pongan por delante, en Hedonia, te proponemos un delicioso tartar de salmón ahumado con guacamole o, si te gusta más la carne, un tartar de ternera gallega.

En Hedonia, tu sitio donde comer en Nervión, te esperamos.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *